Reseña: Caperucita en Manhattan

12 jul. 2015

Como es verano, me estoy motivando leyendo libros, por lo que seguramente subiré unas cuantas de reseñas. Aquí os traigo otra nueva reseña.


Título original: Caperucita en Manhattan

Editorial: Siruela

Autor/a: Carmen Martín Gaite

Páginas: 205

Género: Infantil y juvenil

Saga: No

     

Sara Allen es una niña de diez años que vive en Brooklyn, N. Y. Su mayor deseo es el de ir sola a Manhattan para llevar a su abuela una tarta de fresa. La abuela de esta moderna Caperucita ha sido cantante de music-hall y se ha casado varias veces. El Lobo es mister Woolf, un pastelero multimillonario que vive cerca de Central Park en un rascacielos en forma de tarta. Pero el hilo mágico de este relato se centra en Miss Lunatic, una mendiga sin edad que vive de día oculta en la estatua de la Libertad y sale de noche para mediar en las desgracias humanas o, si es necesario, llegar a regalar un elixir capaz de vencer al miedo. 

"A quien dices tu secreto, das tu libertad".

Sara se siente incomprendida entre sus padres. Ella quiere salir de Brooklyn y pasear por Manhattan, pero su madre no la deja. Ella opina que su hija es muy rarita y no sabe lo que de verdad quiere y necesita. Un día, cuando sus padres se van por un asunto familar, Sara se tiene que quedar en casa de los Taylor, unos vecinos y amigos de sus padres. Sara aprovecha para escaparse y coge su impermeable rojo y una cesta con una tarta de fresa, que es la especialidad de su madre y la que hace todos los sábados para ir a ver a su madre. Sara decide hacer primero una parada en Central Park, pero algo le impide avanzar y empieza a llorar porque se sentía rara ir caminando sola sin su madre acompañándola. Ahí conoce a Miss Lunatic, una mendiga que la acompaña hasta Central Park y con la que hace muy buenas migas. Además, sara tuvo la suerte de ser la única de descibrir su secreto, y eso hace que Miss Lunatic la encuentre muy especial. En Central Park conoce a Mister Woolf, que es quien la lleva a casa de su abuela. Mister Woolf tiene una vida muy triste. Al conocer a la niña, Mister Woolf no se esperará el cambio que hará en su vida.

"Y es que cuando la estatua de la Libertad cierra los ojos, les pasa a los niños sin sueño de Brooklyn la antorcha de su vigilia. Pero esto no lo sabe nadie, es un secreto".

 Opinión personal

Es una historia muy sencilla y llena de magia. La inocencia de la protagonista me ha encantado. Cuando dice algún comentario en el que muestra la inocencia de la infancia, me fue imposible aguantar una sonrisa. Es muy graciosa. 
Otra cosa que me gustó muchísimo fue la forma de escribir de la autora. En cada párrafo te lleva a un mundo de magia y fantasía y hace que te evadas de la realidad y te mete en la cabeza de Sara, la cual está llena de fantasía. 
También me gustan mucho las metáforas que utiliza, que hace que ese mundo de fantasía te llene más aún. 
Ha sabido describir perfectamente cada pensamiento de una niña de diez años que lo único que quiere es vivir una aventura de la que nunca se olvidará. 
Me hizo mucha gracia cómo describió Manhattan: "Se trata de una isla en forma de jamón con un pastel de espinacas en el centro que se llama Central Park".
El personaje de Miss Lunatic me llegó mucho. Muestra que no hay que darle tanta importancia al dinero, que es lo que supuestamente te da la felicidad, y te conciencia de que lo verdaderamente importante es la libertad. La libertad que tienes de tomar tus propias decisiones y de vivir por tu cuenta, sin que nadie te mande ni te obligue a nada. 

"No te hice ni celestial ni terrenal,
ni mortal ni inmortal, con el fin de
que fueras libre y soberano artífice
de ti mismo, de acuerdo con tu designio".

Decidí leer este libro porque me gustan mucho los cuentos clásicos versionados y me entró mucha curiosidad. La autora puso algunos detalles que hacía que te introdujeras totalmente en el cuento de caperucita moderna. Ha sabido muy bien transmitir el mensaje que quería enviar junto con la magia que puede llegar al corazón de los más pequeños y de los más grandes. 

"Resulta excitante caminar de noche, escondiéndose de vez en cuando detrás de los árboles por miedo a los ladrones y asesinos que andan por todas partes y sacando un poquito la cabeza para ver brillar las luces de los anuncios y de los rascacielos que flanquean el pastel de espinacas, como un ejército de velas encendidas cara celebrar el cumpleaños de un rey milenario".

De este libro no puedo decir mucho más porque lo que tenéis que hacer es descubrirlo vosotros mismos. Es una historia muy bonita y dulce que te hará pensar de otra manera.

  
 
Calificación:

Espero que os haya gustado esta reseña como a mí me ha gustado hacerla.

Hasta otra, Nima

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Expresa tu opinión!